En Reinvac homologamos: motocicleta Cafe Racer

En Reinvac homologamos: motocicleta Cafe Racer

El Café Racer es un estilo de motociclismo y motocicleta que tiene su origen en el Reino Unido de los años 50, de la mano de los Rockers de cazadoras de cuero, vaqueros y botas, enamorados del rock and roll americano a todo volumen y de la velocidad…mucha velocidad. Estos Rockers son jóvenes de clase trabajadora y espíritu rebelde, que adquieren motos baratas para transformarlas en máquinas ligeras y, sobre todo, veloces. Y así, en los garajes de los barrios menos pudientes de Londres, nace un nuevo estilo de motocicleta, al tiempo que queda ligada a él una nueva subcultura que llegará a revolucionar la sociedad conservadora del momento.

ASÍ ERAN

El principal objetivo era circular a toda velocidad mientras en los jukebox hacían sonar canciones de Elvis Presley o Jerry Lee Lewis a lo largo de rutas de ‘café en café’, cuenta la leyenda urbana (o no tan leyenda), para llegar al siguiente local antes de que la canción acabara. Para ello customizaban sus motos inspirándose en la estética de las motos de carreras de la época, instalando algunos componentes deportivos que eran comunes en la mayorías de los modelos de entonces:

  • Modificación de chasis
  • Manillares deportivos: estrechos y planos, o semi-manillares más deportivos
  • Depósitos de mayor capacidad
  • Asientos individuales
  • Estriberas retrasadas, para adaptar la postura de conducción a la velocidad
  • Escapes deportivos

Y en general, prescindían de todo aquello que les permitiera conseguir un vehículo mucho más ligero y , en consecuencia, mucho más veloz. Porqué sus ansias de velocidad hacían que ésta, la velocidad, fuera el propósito último por encima de otros aspectos como la comodidad, lo que les hizo ganarse también el sobrenombre de ton-up boys, expresión procedente de la construcción inglesa ton-up, que designa a la conducción por encima de las 100 millas/hora (160,9 km/h).

EL PRESENTE DE LAS CAFÉ RACER

Tras años de olvido, marcado sobre todo por el abaratamiento del mercado de coches de segunda mano y la introducción de fabricantes de motos japoneses, los amantes de las motocicletas han vuelto la vista atrás, y con ello han devuelto las Café Racer al presente. Esto se está viendo también reflejado en las propias marcas comerciales que, paulatinamente, están incorporando líneas Café Racer a sus modelos, como respuesta a la demanda creciente de motocicletas de estilo más clásico y ligero. Pero no solo se venden, sino que son muchos los moteros que buscan tener una moto personalizada, única y genuina, adquiriendo para ello una base original de la época (aunque valdría prácticamente cualquier marca y modelo actual), y a partir de aquí crear nuestra propia Café Racer.

Pero hablar hoy de Cafer Racer ya no es hablar de velocidad extrema, carreras ni de revoluciones sociales, lo que se ha trasladado a nuestros días es estética. Hablamos de vehículos para disfrutar, pero también para contemplar, con un cuidado gusto por los detalles (de aires retro en muchos casos) que den personalidad y hagan destacar nuestra moto entre todas las demás.

HOMOLOGAMOS

Una vez tenemos el diseño de nuestra Café Racer, con todas aquellas modificaciones que se van a realizar, debemos tener en cuenta que al final del proceso deberán legalizarse.

En Reinvac llevamos proyectos que siempre se estudia al detalle para asegurar que todo el trabajo hecho se ha realizado de acuerdo con la normativa vigente y que, por lo tanto, el propietario no tendrá problemas para homologar el vehículo en el momento de pasar la correspondientes inspección ITV de homologación.

A continuación desgranamos la modificación realizada de una BMW K75 SS como ejemplo de qué elementos se han cambiado para conseguir una Café Racer:

  • Conjunto luces (óptica delantera, intermitentes delanteros/traeros, luz posición/freno, luz matricula). Adaptación del kit de iluminación y señalización a las características de estilo Cafe Racer
  • Desinstalación de carenado
  • Sustitución velocímetro
  • Recorte de subchasis por detrás de soporte de amortiguadores
  • Modificación de colín por un artesanal
  • Reducción de plazas
  • Tapizado asiento
  • Suporte placa matrícula y reubicación
  • Substitución de manillar por semi-manillares
  • Sustitución de amortiguador trasero

Cada propietario adapta su motocicleta a su gusto personal y la legalización de la reforma se estudia particularmente. Cualquier duda sobre los pasos a seguir para homologación de este tipo de reformas, o cualquier otro, podéis contactar con nosotros y os informaremos.

(*) Fotografía cedida por @cliping10