Nueva normativa sobre los sistemas de retención infantil (SRI) vigente a partir de hoy

Nueva normativa sobre los sistemas de retención infantil (SRI) vigente a partir de hoy

Pese a que en la actualidad los diferentes fabricantes de vehículos centran gran parte de sus esfuerzos en mejorar las prestaciones en materia de seguridad, lo cierto es que gran mayoría de los elementos de seguridad que se incorporan (cinturones, airbags, reposacabezas,…) está pensados para personas adultas, por lo que se hace necesario que cada niñ@ tenga y utilice debidamente un dispositivo de retención infantil (SRI) en sus desplazamientos.

La normativa vigente hasta hoy obligaba a utilizar estos dispositivo al circular con menores hasta los 12 años, existiendo un alto grado de concienciación mientras el niño o la niña son bebés o muy pequeñ@s. Sin embargo esta actitud de alerta se va relajando a medida que crecen, de manera que a partir de los 4 años empieza a ser más habitual que se circule sin usar el SRI adecuado. Que sólo se dispone de un dispositivo, que el trayecto es corto, protestas a la hora de  utilizarlo….son algunas de las razones que se dan como justificación, olvidando el alto grado de vulnerabilidad de un menor de corta edad ante un accidente.

Con el objetivo de establecer una normativa que refuerce la seguridad del los niñ@s durante cualquier desplazamiento en vehículo,  en la ultima modificación del Reglamento General de Circulación se introdujeron novedades con respecto a los cinturones de seguridad y los SRI homologados, según las cuales se deberán incorporar mejoras técnicas que entran en vigor hoy 01 de octubre.

Entre las novedades que afectan a los SRI, se establece una nueva clasificación de estos en base a la altura del niñ@ en lugar de por su edad o peso, como estaba fijado hasta ahora. Así pues, a partir de hoy los menores que midan 135 cm o menos deben viajar en los asientos traseros del vehículo, debiendo ir adecuadamente sentados en su SRI que, eso sí, debe ser el adecuado a su talla y peso.

Esta norma recoge tres excepciones:

– Que el vehículo no disponga de asientos trasero

– Que todos estén ya ocupados por otros menores de igual características

– Que no quepan todos los SRI

Sólo en esto casos los menores podrán ocupar el asiento delantero del vehículo, y aún dándose estos casos el menor deberá utilizar un SRI adecuado.

Por lo que respecta a la normativa que deben cumplir, los SRI deberán llevar la etiqueta de homologación que garantiza el que cumplan los requisitos de seguridad establecidos por la normativa europea. Hasta 2018 convivirán dos normas de homologación: la actual ECE-R 44 y la nueva normativa de seguridad europea, la i-Size. Esta nueva normativa de seguridad ofrece una doble protección frente a una silla convencional, como una mejor protección de la cabeza y el cuello, al ampliar el tiempo de viaje de espaldas a la marcha hasta los 15 meses, y  una mejor protección frente a los impactos laterales, ya que por primera vez una normativa de seguridad infantil incluye un conjunto de criterios de actuación mínimos para este tipo de colisiones.

La convivencia de las dos normativas permite que no sea necesario cambiar de silla si la que tenemos está certificada según la normativa existente hasta ahora.

ECE-R 44i-Size

i-Size

Etiquetado que debe existir en todo SRI que adquiramos y que certifican que la silla cumple con la normativa de seguridad actual.

Fuente: DGT / RACE

[:]

Pese a que en  la actualidad los diferentes fabricantes de vehículos centran gran parte de sus esfuerzos en mejorar las prestaciones en materia de seguridad, lo cierto es que gran mayoría de los elementos de seguridad que se incorporan (cinturones, airbags, reposacabezas,…) está pensados para personas adultas, por lo que se hace necesario que cada niñ@ tenga y utilice debidamente un dispositivo de retención infantil (SRI) en sus desplazamientos.

La normativa vigente hasta hoy obligaba a utilizar estos dispositivo al circular con menores hasta los 12 años, existiendo un alto grado de concienciación mientras el niñ@ es bebé o muy pequeñ@. Sin embargo esta actitud de alerta se va relajando a medida que que crecen, de manera que a partir de los 4 años empieza a ser más habitual que se circule sin usar el SRI adecaudo. Que sólo se dispone de un dispositivo, que el trayecto es corto, protestas a la hora de  utilizarlo….son algunas de las razones que se dan como justificación, olvidando el alto grado de vulnerabilidad de un menor de corta edad ante un accidente.

Con el objetivo de establecer una normativa que refuerce la seguridad del los niñ@s durante cualquier desplazamiento en vehículo,  en la ultima modificación del  Reglamento General de Circulación, se introdujeron novedades con respecto a los cinturones de seguridad y los SRI homologados, según las cuales se deberán incorporar mejoras técnicas que entran en vigor hoy 01 de octubre.

Entre las novedades que afectan a los SRI, se establece una nueva clasificación de estos en base a la altura del niñ@ en lugar de por su edad o peso, como estaba fijado hasta ahora. Así pues, a partir de hoy los menores que midan 135 cm o menos deben viajar en los asientos traseros del vehículo, debiendo ir adecuadamente sentados en su SRI que, eso sí, debe ser el adecuado a su talla y peso.

Esta norma recoge tres excepciones:

– Que el vehículo no disponga de asientos trasero

– Que todos estén ya ocupados por otros menores de igual características

– Que no quepan todos los SRI

Sólo en esto casos los menores podrán ocupar el asiento delantero del vehículo, y aún dándose estos casos el menor deberá utilizar un SRI adecuado.

Por lo que respecta a la normativa que deben cumplir, los SRI deberán llevar la etiqueta de homologación que garantiza el que cumplan los requisitos de seguridad establecidos por la normativa europea. Hasta 2018 convivirán dos normas de homologación: la actual ECE-R 44 y la nueva normativa de seguridad europea, la i-Size. Esta nueva normativa de seguridad ofrece una doble protección frene a una silla convencional, como una mejor protección de la cabeza y el cuello, al ampliar el tiempo de viaje de espaldas a la marcha hasta los 15 meses, y  una mejor protección frente a los impactos laterales, ya que por primera vez una normativa de seguridad infantil incluye un conjunto de criterios de actuación mínimos para este tipo de colisiones.

La convivencia de las dos normativas permite que no sea necesario cambiar de silla si la que tenemos está certificada según la normativa actual.

ECE-R 44i-Size

i-Size

Etiquetado que debe existir en todo SRI que adquiramos y que certifican que la silla cumple con la normativa de seguridad actual.