Siniestros extraordinarios y el Consorcio de Compensación de Seguros

Siniestros extraordinarios y el Consorcio de Compensación de Seguros

Las comarcas de Girona hemos pasado un fin de semana ‘movidito’ con un temporal de lluvias que han afectado a todo el territorio, con crecidas del caudal de ríos, calles y bajos de viviendas inundados, carreteras cortadas… Las lluvias ya han remitido pero ahora toca revisar los daños ocasionados.

Antes un siniestro lo que hacemos, en términos generales, es dar parte a nuestra compañía de seguros que designa a un perito para que pase pues nuestra casa para inspeccionar y valorar los daños. Pero cuando se producen fenómenos de carácter extraordinario, como el de este fin de semana, es probable que el siniestro no se tramite de la forma habitual, sino que entre en juego el Consorcio de Compensación de Seguros (CSS), entidad pública cuyo objetivo es el de dar respuesta a la necesidades indemnizatorias originadas por determinados fenómenos de la naturaleza que podríamos denominar ‘grandes siniestros’.

Consorcio de Compensación de Seguros (CSS)

A pesar de vivir en un país que ni mucho menos está entre los más afectados por desastres naturales, sí que cada cierto tiempo sufrimos episodios importantes de inundaciones, el riesgo que ocasiona más pérdidas y uno de los considerados Riesgos Extraordinarios por los que interviene el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), un instrumento integrado en el sector de los seguros (de hecho sólo puede actuar en base a una póliza contratada en cualquier entidad, en cuya prima ya se incluye una parte destinada al Consorcio y que se puede consultar en el recibo del seguro) con capacidad propia de actuación y que se encarga de compensar los daños producidos a las personas y en los bienes por determinados fenómenos de la naturaleza como son las inundaciones extraordinarias.

Inundación Extraordinaria: qué es y qué no es

Pero, ¿qué se considera una inundación extraordinaria y que no entra dentro de esta denominación?

INUNDACIÓN EXTRAORDINARIA: anegamiento del terreno producido por la acción directa de las aguas de lluvia, las procedentes del deshielo o las de los lagos que tengan salida natural, de los ríos o de cursos naturales de agua en superficie, cuando éstos se desbordan de sus cauces normales, así como los embates de mar en las costas. Estos casos son lo que se contemplan como siniestro consorciables.
 
 
NO ES INUNDACIÓN EXTRAORDINARIA: la lluvia caída directamente sobre el riesgo asegurado, o la recogida por su cubierta o azotea, su red de desagüe o sus patios. Tampoco la producida por agua procedentes de presas, canales, alcantarillas, colectores y otros cauces subterráneos, construidos por el hombre, al reventarse, romperse o averiarse por hechos que no correspondan a riesgos de carácter extraordinario amparados por el CCS.
 

De una forma más simplificada esto significa que se dan siniestros de inundación que son indemnizables por el Consorcio y siniestros de lluvia y filtraciones que no corresponden al ámbito del Consorcio  y que deben tramitarse por la entidad aseguradora con la que tengamos contratada nuestra póliza.

En ocasiones la distinción es clara y el propio asegurado puede dirigirse directamente a quien corresponda, Consorcio o compañía aseguradora. Si tenemos dudas lo más sencillo es contactar con nuestra compañía o agente de nuestra póliza para plantearle el caso, lo que se resuelve generalmente enviando a un perito de la entidad, que se encargará de realizar una primera inspección, y a partir de aquí se determinará si se trata de un siniestro consorciable o no. En el caso de ser consorciable se realizaría una segunda visita, en este caso del perito designado por el Consorcio.

Para más información se puede consultar la web de Consorcio de Compensación de Seguros.

Fuente: Consorcio de Compensación de Seguros

[:]

Las comarcas de Girona hemos pasado un fin de semana ‘movidito’ con un temporal de lluvias que han afectado a todo el territorio, con crecidas del caudal de ríos, calles y bajos de viviendas inundados, carreteras cortadas… Las lluvias ya han remitido pero ahora toca revisar los daños ocasionados.

Antes un siniestro lo que hacemos, en términos generales, es dar parte a nuestra compañía de seguros que designa a un perito para que pase pues nuestra casa para inspeccionar y valorar los daños. Pero cuando se producen fenómenos de carácter extraordinario, como el de este fin de semana, es probable que el siniestro no se tramite de la forma habitual, sino que entre en juego el Consorcio de Compensación de Seguros (CSS), entidad pública cuyo objetivo es el de dar respuesta a la necesidades indemnizatorias originadas por determinados fenómenos de la naturaleza que podríamos denominar ‘grandes siniestros’.

Consorcio de Compensación de Seguros (CSS)

A pesar de vivir en un país que ni mucho menos está entre los más afectados por desastres naturales, sí que cada cierto tiempo sufrimos episodios importantes de inundaciones, el riesgo que ocasiona más pérdidas y uno de los considerados Riesgos Extraordinarios por los que interviene el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), un instrumento integrado en el sector de los seguros (de hecho sólo puede actuar en base a una póliza contratada en cualquier entidad, en cuya prima ya se incluye una parte destinada al Consorcio y que se puede consultar en el recibo del seguro) con capacidad propia de actuación y que se encarga de compensar los daños producidos a las personas y en los bienes por determinados fenómenos de la naturaleza como son las inundaciones extraordinarias.

Inundación Extraordinaria: qué es y qué no es

Pero, ¿qué se considera una inundación extraordinaria y que no entra dentro de esta denominación?

INUNDACIÓN EXTRAORDINARIA: anegamiento del terreno producido por la acción directa de las aguas de lluvia, las procedentes del deshielo o las de los lagos que tengan salida natural, de los ríos o de cursos naturales de agua en superficie, cuando éstos se desbordan de sus cauces normales, así como los embates de mar en las costas. Estos casos son lo que se contemplan como siniestro consorciables.
 
 
NO ES INUNDACIÓN EXTRAORDINARIA: la lluvia caída directamente sobre el riesgo asegurado, o la recogida por su cubierta o azotea, su red de desagüe o sus patios. Tampoco la producida por agua procedentes de presas, canales, alcantarillas, colectores y otros cauces subterráneos, construidos por el hombre, al reventarse, romperse o averiarse por hechos que no correspondan a riesgos de carácter extraordinario amparados por el CCS.
 

De una forma más simplificada esto significa que se dan siniestros de inundación que son indemnizables por el Consorcio y siniestros de lluvia y filtraciones que no corresponden al ámbito del Consorcio  y que deben tramitarse por la entidad aseguradora con la que tengamos contratada nuestra póliza.

En ocasiones la distinción es clara y el propio asegurado puede dirigirse directamente a quien corresponda, Consorcio o compañía aseguradora. Si tenemos dudas lo más sencillo es contactar con nuestra compañía o agente de nuestra póliza para plantearle el caso, lo que se resuelve generalmente enviando a un perito de la entidad, que se encargará de realizar una primera inspección, y a partir de aquí se determinará si se trata de un siniestro consorciable o no. En el caso de ser consorciable se realizaría una segunda visita, en este caso del perito designado por el Consorcio.

Para más información se puede consultar la web de Consorcio de Compensación de Seguros.

Fuente: Consorcio de Compensación de Seguros