LA DGT PIDE LA COLABORACIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS PARA REDUCIR LA SINIESTRALIDAD EN LAS VÍAS INTERURBANAS

LA DGT PIDE LA COLABORACIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS PARA REDUCIR LA SINIESTRALIDAD EN LAS VÍAS INTERURBANAS

El pasado viernes 10 de enero la directora de Tráfico, María Seguí, se reunió con 68 alcaldes de ciudades de más de 100.000 habitantes, con el objeto de mejorar el trabajo conjunto de la DGT (Dirección General de Tráfico) y los municipios en la implantación de medidas que favorezcan la reducción de accidentes de tráfico en las vías interurbanas, donde el descenso de la siniestralidad ha sido menor en los últimos años.

Y es que, según indican los estudios estadísticos de la DGT, en 2012 las ciudades registraron el 57% de los accidentes con víctimas, lo que representa 481 personas fallecidas a 30 días del siniestro del total de 1.900 contabilizadas ese año, a lo que hay que añadir que en la última década, la mejora de la seguridad vial en el entorno urbano ha sido entre 1,5 y 3 veces más lento que en el entorno interurbano.

Estas estadísticas también reflejan que las zonas urbanas representan un 24% de los muertos, un 42% de los heridos graves y el 55% de los heridos leves, una tendencia que está en alza desde 2011.

«Si queremos llegar a cero (víctimas), tenemos que ser conscientes de que no sólo tenemos que seguir trabajando en las vías interurbanas, sino también incidir de manera urgente en las mejoras de movilidad y seguridad vial en el entorno urbano» María Seguí (directora general de Tráfico)

Medidas generales

Las principales medidas sobre las que se insta poner el acento son básicamente dos:

La reducción de velocidad a 20 ó 30 kilómetros por hora en un elevado número de calles, una medida que ya está previsto que contemple la ley de tráfico que actualmente se está tramitando en el Senado,y que se considera favorecerá principalmente a la seguridad de peatones, ciclistas y usuarios de vehículo motorizados de dos ruedas.

Reforzar las actuaciones sobre el uso de los sistemas de seguridad, esto es, casco, cinturón y sillita de retención infantil, cuyo uso, según reflejan los estudios, es ligeramente inferior precisamente en las zonas urbanas.

Por otro lado, Seguí defendió que en la reforma de la ley de tráfico se contemplará permitir a los policías municipales y agentes de movilidad sancionar a los conductores que cometan alguna infracción sin necesidad de pararles, sino que la multa llegará después a casa.

Fuente: www.elmundo.es/motor

[:]