Conducción en invierno: máxima precaución

Conducción en invierno: máxima precaución

Empezamos la semana dando paso a una ola de frío en toda regla, con fuertes nevadas hoy y desplome de temperatura a partir de mañana, una situación nada propicia para los desplazamientos, en especial los realizados por carretera, por lo que es un buen momento para recordar, a todas aquellas personas que no puedan evitar coger el vehículo, las precauciones a tomar para evitar sorpresas. Y es que al mal tiempo, más prudencia.

PLACAS DE HIELO

El frío intenso, sobre toda a primera hora de la mañana, provoca una disminución considerable de la adherencia y la formación de placas de hielo en ciertos lugares de la carretera

Dónde se forman

En general, el hielo puede estar en cualquier lugar, pero a continuación indicamos los lugares más probables:

Zonas con sombra como la salida de los túneles, tramos de carretera que sabemos que están ocultas en las sombras durante mucho tiempo. O, simplemente, cualquier sombra en la carretera que nos encontremos, porque si estamos en las condiciones anteriores (frío y humedad) sabremos que es probable que las partes ocultas estén heladas.

Arcenes, carriles izquierdos, precisamente las zonas menos transitadas de la calzada o de la carretera y por ello tienen más posibilidades de tener una placa de hielo. Los arcenes, lógicamente, no están muy transitados, y por regla general el carril izquierdo solo se utiliza para adelantar (aunque no siempre es así).

El interior de las curvas pueden ser más propensa a la formación de hielo, bien por  la diferencia en la elevación de la parte exterior y la interior se suele dar en una curva (peralte, lo que pude provocar la acumulació que agua que puede acabar helando), o bien por la sombra que pueda caer sobre ella que hace que potencialmente nos podamos encontrar hielo.

Qué hacer

Intentar mantener la calma. Suele ser lo más complicado, todos lo sabemos, pero si no no nos mantenemos calmados tendremos doble dificultad, primero recuperar la compostura y segundo salvar la situación, un doble trabajo que no siempre sale bien.

Evitar los movimientos bruscos. Las brusquedades al volante nunca son recomendables, pero con hielo en la carretera esto cobra una mayor importancia. Así pues, la conducción ha de ser especialmente suave, evitando los volantazos y frenazos, usando el acelerador lo menos posible y circulando siempre con la marcha más larga posible y a bajo nivel de revoluciones. Todo esto permitirá que la ruedas nos proporcionen la máxima adherencia posible.

Aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede porque en condiciones de frío intenso el pavimento pierde adherencia y, en consecuencia, la distancia de frenado se alarga considerablemente.

EL NEUMÁTICO DE INVIERNO

Todos sabemos que existen neumáticos de verano y de invierno, pero pocos son los que cambian de neumático con la llegada del frío. De hecho, según datos de los fabricantes de neumáticos, las ventas de neumáticos de invierno en Europa suponen el 30%, mientras que en España apenas alcanza el 3%. Y es que asociamos los neumáticos de invierno con la nieve y esto no es así, pero no debería se así.

Winter Tires in Edmonton

Diferencia entre neumáticos de verano y de invierno

La gran ventaja de los neumáticos de invierno es que acortan la distancia de frenado en condiciones extremas. En nieve necesitan hasta 11 m menos que los convencionales para detener el coche a 50 km/h; en hielo, hasta 8 m menos a 30 km/h. Cuando la temperatura exterior baja de 7ºC los neumáticos convencionales pierden adherencia y se alarga la distancia de frenada respecto a unos de invierno

Al mal tiempo, más prudencia

Al mal tiempo, más prudencia


[:CA]Empezamos la semana dando paso a una ola de frío en toda regla, con fuertes nevadas hoy y desplome de temperatura a partir de mañana, una situación nada propicia para los desplazamientos, en especial los realizados por carretera, por lo que es un buen momento para recordar, a todas aquellas personas que no puedan evitar coger el vehículo, las precauciones a tomar para evitar sorpresas. Y es que al mal tiempo, más prudencia.

PLACAS DE HIELO

El frío intenso, sobre toda a primera hora de la mañana, provoca una disminución considerable de la adherencia y la formación de placas de hielo en ciertos lugares de la carretera

Dónde se forman

En general, el hielo puede estar en cualquier lugar, pero a continuación indicamos los lugares más probables:

Zonas con sombra como la salida de los túneles, tramos de carretera que sabemos que están ocultas en las sombras durante mucho tiempo. O, simplemente, cualquier sombra en la carretera que nos encontremos, porque si estamos en las condiciones anteriores (frío y humedad) sabremos que es probable que las partes ocultas estén heladas.

Arcenes, carriles izquierdos, precisamente las zonas menos transitadas de la calzada o de la carretera y por ello tienen más posibilidades de tener una placa de hielo. Los arcenes, lógicamente, no están muy transitados, y por regla general el carril izquierdo solo se utiliza para adelantar (aunque no siempre es así).

El interior de las curvas pueden ser más propensa a la formación de hielo, bien por  la diferencia en la elevación de la parte exterior y la interior se suele dar en una curva (peralte, lo que pude provocar la acumulació que agua que puede acabar helando), o bien por la sombra que pueda caer sobre ella que hace que potencialmente nos podamos encontrar hielo.

Qué hacer

Intentar mantener la calma. Suele ser lo más complicado, todos lo sabemos, pero si no no nos mantenemos calmados tendremos doble dificultad, primero recuperar la compostura y segundo salvar la situación, un doble trabajo que no siempre sale bien.

Evitar los movimientos bruscos. Las brusquedades al volante nunca son recomendables, pero con hielo en la carretera esto cobra una mayor importancia. Así pues, la conducción ha de ser especialmente suave, evitando los volantazos y frenazos, usando el acelerador lo menos posible y circulando siempre con la marcha más larga posible y a bajo nivel de revoluciones. Todo esto permitirá que la ruedas nos proporcionen la máxima adherencia posible.

Aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede porque en condiciones de frío intenso el pavimento pierde adherencia y, en consecuencia, la distancia de frenado se alarga considerablemente.

EL NEUMÁTICO DE INVIERNO

Todos sabemos que existen neumáticos de verano y de invierno, pero pocos son los que cambian de neumático con la llegada del frío. De hecho, según datos de los fabricantes de neumáticos, las ventas de neumáticos de invierno en Europa suponen el 30%, mientras que en España apenas alcanza el 3%. Y es que asociamos los neumáticos de invierno con la nieve y esto no es así, pero no debería se así.

Winter Tires in Edmonton

Diferencia entre neumáticos de verano y de invierno

La gran ventaja de los neumáticos de invierno es que acortan la distancia de frenado en condiciones extremas. En nieve necesitan hasta 11 m menos que los convencionales para detener el coche a 50 km/h; en hielo, hasta 8 m menos a 30 km/h. Cuando la temperatura exterior baja de 7ºC los neumáticos convencionales pierden adherencia y se alarga la distancia de frenada respecto a unos de invierno

conduccion hielo