Cómo quitar el hielo del parabrisas: sí y no

Cómo quitar el hielo del parabrisas: sí y no

Sí, el invierno ha llegado, y muchos lo notamos al ir a coger nuestro coche por la mañana y lo encontramos cubierto de esa fina capa de hielo que nos obliga a repetir el mismo gesto: limpiar el parabrisas si es que queremos ver la carretera.

Hoy os hablamos de qué soluciones no permiten librarnos del hielo sin dañar el cristal:

Primero: Prevenir

Posiblemente la mejor manera de eliminar el hielo del parabrisas es evitar que se forme esa capa que resulta tan molesta (ponerse librar la ‘batalla quita hielo’ nada más salir de casa y con el frío mañanero, no es actividad como para disfrutarla…). La solución es proteger el parabrisas durante las horas de intemperie nocturna, ‘abrigándolo’ con una manta (mejor cuanto más gruesa y, por supuesto, vieja) que podemos dejar sujeta por los marcos de las puertas cerradas. Una alternativa a esto podría ser un cartón grueso que cubra todo el parabrisas o varias hojas de periódico, también son efectivos, aunque resulta un poco más complicado sujetarlos. De acuerdo que no son complementos demasiado glamurosos, pero pensemos en el rato de frío que nos ahorraremos… ¿a qué compensa?

Segundo: el sistema tradicional

Rascar. El sistema tradicional y que muchos hemos usado poniéndonos manos a la obra con la tarjeta de turno (si alguien ha usado alguna vez la de crédito seguro que ya sabe que no esta no es la mejor opción…). No obstante, el mercado hoy pone a nuestra disposición todo un catalogo de rascadores, especialmente indicados para eliminar el hielo y fabricados para evitar que rallemos el cristal, pudiéndonos hacer con uno por un precio razonable de entre 4,00 € y 10,00 €. Y el modo de uso no tiene secretos: con movimiento ascendente y descendente, con cuidado y en el mismo sentido, presionando poco a poco para levantar el hielo. ¿Demasiada actividad física por la mañana? pensemos que notros también entraremos un poco en calor.

Tercero: alcohol

El de 96º de nuestro botiquín. El alcohol tiene un punto de congelación más bajo que el agua, por lo que se mantiene líquido a menos temperatura. Puede resultar efectivo si la capa de hielo no es muy gruesa; si no necesitaremos mucha cantidad para conseguir que se deshaga.

Cuarto: calefacción

Encender el motor del coche, activar la calefacción y dirigir la salida de aire hacia el parabrisas. Funciona, aunque avisamos a todos aquellos que suelen salir de casa con el tiempo justo, este método requiere de algunos minutos.

Quinto: la combinación perfecta

Nuestro ya conocido rascador acompañado de anticongelante. Primer rociamos el líquido anticongelante en el cristal y luego pasamos el rascador. Super rápido y super efectivo.

Sexto: tecnología

Para quien esté pensando en comprar un coche nuevo un detalle que debe tener en cuenta es que el vehículo cuente con parabrisas calefactado l Cuentas con unos hilos conductores tan fino que resultan casi invisible (su espesor es de alrededor 20 micras, cuando un cabello, por ejemplo, tiene un espesor de 50 micras). A – 20º descongelan un parabrisas en menos de 10 minutos

Séptimo: Nunca, nunca, nunca

Dejamos para el final el método que NUNCA debemos usar: echar agua caliente directamente sobre la superficie del parabrisas. El drástico cambio de temperatura podría rajar el cristal. Tampoco es un buena idea echar sal directamente sobre el cristal y seguidamente rascar, La sal directa la superficie acristalada pude provocar la aparición de arañazos, ademas del su poder corrosivo. Si que podría usarse la sal diluida en agua pero el efecto descongelante es lento.

Aunque después está quien le hecha imaginación…